lunes, 26 de julio de 2010

Bosái

La palabra bonsái proviene del japonés, donde bon significa bandeja y sai significa naturaleza. El bonsái consiste en el arte de reducir el tamaño de los árboles cultivándolos en macetas y con técnicas de podado, alambrado, pinzado, etc. para darles la forma deseada. Los orígenes del bonsái se remontan a casi dos mil años atrás en China, cuando monjes taoístas comenzaron a cultivar plantas aromáticas y medicinales provenientes de las altas montañas en macetas. Llegaron a crear paisajes en macetas combinando árboles de reducido tamaño con piedras. Con el tiempo el bonsái llegó a Japón, donde la técnica fue muy aceptada y perfeccionada. Existen distintos estilos de bonsái. Los estilos clásicos para árboles de un solo tronco son: Chokkan (estilo vertical formal de tronco recto, con la usual silueta triangular), Shakkan (estilo de tronco inclinado y de reconocible silueta triangular), Kengai (estilo cascada, el ápice del tronco cae hacia abajo sobrepasando el borde inferior de la maceta) y Bankan (estilo tirabuzón, donde el tronco se enrosca en sí mismo). Otros estilos para árboles de un solo tronco son: Moyogui o Tachiki (estilo vertical informal donde se reconoce la silueta triangular pero el tronco es sinuoso), Han Kengai (estilo semicascada, el ápice del árbol cae por debajo del límite superior del vaso pero por encima del fondo del mismo), Fukinagasho (estilo barrido por el viento, se simula los árboles que han crecido en la cima de una montaña dominada por vientos fuertes que soplan siempre en la misma dirección), Neagari (estilo de raíces expuestas, usualmente sobre una roca), Bunjingi (estilo de origen chino que simula la caligrafía oriental y se caracteriza por tener un tronco muy esbelto y una copa casi nula), Ishitsuki (estilo de árbol plantado dentro de una roca), Sekijoju (estilo de raíces abrazando la roca), Negikan (estilo tortuoso), Takozukuri (estilo pulpo, donde sus ramas salen del tercio superior a manera de pulpo), Hokidachi (estilo escoba, en el que sus ramas principales salen de un mismo punto), Sharimiki (estilo que simula el árbol herido por un rayo), Sabamiki (estilo resquebrajado que simula el árbol herido con el tronco partido en dos). Existen también distintos estilos para árboles con múltiples troncos como: Sokan (con 2 troncos y una sola raíz), Kabudachi (con varios troncos de diferentes alturas y grosores y una raíz), Soju (con 2 troncos de distintos tamaños y raíces distintas), Sabon-yose (de 3 troncos variados con diferentes raíces), etc. Los bonsáis también se clasifican de acuerdo a su tamaño en: Shito o Keshitsubo (de menos de 5 cm de altura), Mame (de 5 a 15 cm de altura), Shohin (de 15 a 21 cm), Komono (de 21 a 40 cm), Chumono (de 40 a 80 cm) y Omono (de más de 80 cm).
Los bonsáis deben ser ubicados al aire libre, como viven los demás árboles en la naturaleza, donde reciban la iluminación solar (preferiblemente matinal) recomendada para la especie en cuestión. Por tratarse de plantas plantadas en contenedores pequeños requerirán de mayor frecuencia de riego y de un plan de fertilización (activadores de follaje y floración), ya que los nutrientes del sustrato se agotarán con el tiempo. Otro de los cuidados que se les debe dar es el de control de plagas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada