lunes, 25 de junio de 2012





Árboles con historia - La Magnolia de Avellaneda:


Nicolás Avellaneda fue presidente de la República Argentina durante el período de 1874 a 1880. El 11 de noviembre de 1875, bajo su mandato, se inauguró oficialmente el Parque Tres de Febrero en la antigua propiedad de Juan Manuel de Rosas en Buenos Aires. El parque fue llamado de esa manera en conmemoración a la batalla de Caseros, ocurrida el 3 de febrero de 1852, la que marcó el fin del gobierno de Rosas. Este parque fue ideado por Sarmiento, quien había propuesto la plantación de un roble para su inauguración. Pero el presidente Avellaneda decidió plantar en su lugar una Magnolia grandiflora (conocida como La Magnolia de Avellaneda), lo que llevó a cabo con una pala de oro que todavía es guardada en dependencias municipales. Avellaneda eligió este árbol por sus flores blancas, que representan la pureza, para plasmar así la buena intención en crear un espacio para disfrute de los habitantes de la ciudad.
Estas fueron sus propias palabras en su discurso inaugural: "He obedecido la indicación del Presidente de la Comisión, y queda plantado por mis manos un árbol en conmemoración de esta fiesta. Es la magnolia americana del bosque primitivo, con su blanca flor salvaje que pueblos numerosos de la América enredaban en el suelto cabello de sus jóvenes mujeres, como símbolo de pureza. Podemos nosotros adoptarla como emblema de la intención sana y del propósito bueno que hemos tenido al ejecutar las obras de este Paseo público, que entregamos hoy al solaz del pueblo, con sus lagos, sus sombras y sus grandes avenidas, que encuadran dentro del horizonte vasto y solemne, — por un lado los monumentos de la ciudad vecina, y por otro el espectáculo de las aguas del Plata, dilatándose en ondulaciones vagas, azuladas, infinitas.”
La Magnolia de Avellaneda sigue aún en pie después de más de 135 años desde su plantación, junto a la actual avenida Adolfo Berro, entre las avenidas Sarmiento y Casares, cerca de  la entrada al Jardín Japonés en Palermo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario